Armando el nuevo Vought F4U-1D Corsair 1/72 de Tamiya.

Por Rafael González R..

Semana de pasión... por los modelos!.

Jueves Santo 10:00 a.m., no hay plata para salir de paseo, mi pequeño hijo se fue a pasar el puente con la mamá... parece que habrá que rezar y hacer modelos, a ver si con eso empatamos! Se me ocurre llamar a Javier (nuestro Webmaster) para contar los últimos chismes de modelismo y él me comenta que vió en una papeleria de cadena y a buen precio, un Vought Corsair de Tamiya ¡¡¡en 1/72!!!.

No lo pienso dos veces... juré el año pasado no comprar un modelo mas hasta que no avance en los que tengo en proceso, pero he buscado este bendito cacharro en una versión decente durante 3 años y ésta no me la pierdo. Raudo le dicto auto de archívese al Bf 109K que aún está en proceso, averiguo si está abierta la sucursal mas cercana, subo a mi poderosa bicicleta y salgo disparado a averiguar. Luego de una hora de tratar de orientar a la “experta” vendedora y de urgar en la desactualizada base de datos, me resigno a mi suerte y con un par de pinceles bajo el brazo, salgo mas aburrido que un caballo en un balcón... cuando en una vitrina camuflada detrás de la puerta, lo ví! Allí estaba, esperándome!!!

Los planos son una obra de arte. El dramático diedro de las alas de gaviota pierde todo su misterio al ver cómo casan las mitades y tampoco hay necesidad de detallar las bahías principales. Son perfectas. Conviene – por coquetería – cablear el tren con alambre super-fino, pintado de gris caucho. Hay que tener algo de cuidado porque lo que no coincide bien son las troneras de los cañones: yo las repasé cuidadosamente con broca, lima circular y lima odontológica de hacer tratamiento de conductos (modelismo extremo, le llamo...). Espero que con la pintura que coja no se vean tan grandes. Como siempre lo hago, sustituí el pitot plástico por aguja de jeringa, por parecerme mas acorde con la escala y añadir solidez. La cabeza es alambre de acero limado en la punta y con un diminuto triángulo de plasticard para simular el arpón.

Es raro que el aerofreno derecho venga aparte. Tal vez se deba al hueco del estribo, que es perfectamente rectangular y lleva un ángulo extrañísimo. El caso es que la pieza no cuadra bien por debajo cuando se monta y la comparación con el del otro lado es tenaz. No me atreví a echarle masilla, mejor tratar de igualar con scriber la tronera al otro lado, pero sería ideal que vinieran los dos aparte para dejarlos arriba o abajo según se quiera

“Señorita, qué pena pero voy a cambiar lo que acabo de comprar...”. A las 11:30 ya estaba donde Luis Fernando para abrir la cajita con una sonrisa que me daba la vuelta por la nuca. Traerá photo-etched? cuántas versiones? qué tal el interior? Destapémoslo!

Ambos quedamos fascinados. Habrá que agradecerle este dato a Javier apenas se pueda. Es una preciosidad: new tooling, paneles grabados, interior completamente detallado. Es el clásico F4U-1D de Iwo Jima y Okinawa, con la posibilidad de hacer la versión -1P de aerofotografía con un tris de aftermarket (otras calcas, cámara y ya). Haga de cuenta, es 1/48 reducido a la escala siguiente, con la misma calidad y detalles. Increíblemente es año 2.000, según reza en la plaqueta del sprue. Para qué photo-etched? lo trae todo! No necesita nada mas que una buena documentación y tiempo. Y para eso LuisFer saca el correspondiente Squadron In Action No. 29 y unas foticos de Kissimee, cruzamos los colores del caso, damos gracias a Dios por la Semana Santa y listo! A la casita a armar!

Gasté buena parte de la tarde gozando los detalles de una excelente inyección concebida por un genio de la ingeniería de plásticos. Los páneles son impresionantes y todo casa exacto. Sólo la cabina trae 8 piezas: silla, armazón de los pedales, un gran tablero principal, el sistema completo del bastón de mando, apoya pies del piloto, páneles laterales full detalle, soporte trasero y – aparte, en transparente – la extraña mira en forma de cuerno. El sistema del tablero es raro, pero absolutamente simple y eficiente: trae grabados los nichos de los relojes y... una pobre calcomanía! Tocará pintar de negro brillante y ajustar la calca encima, a ver si se amolda a los huecos... funcionará? Comencemos ya! Dónde está el Interior Green?

Ese fue el primer error... al dia siguiente volví donde LuisFer a urgar por mas documentación en la biblioteca. Luego de verificar la eficacia del sistema del tablero y teniendo la calca de marras ya pegada, llegamos a la triste conclusión de que el interior de la cabina no es verde sino negra. Tamiya peca aquí de vanidoso y realmente es una lástima que esta soberbia pieza se quede en la penumbra del fuselaje cerrado, hundida en la oscuridad, pero ante la evidencia de Watanabe, nada qué hacer... resignación y adelante!

El caso es que apliqué negro satinado sólo al área de cabina. Bastó agregarle un par de palancas que no trae, el maletín de mapas, ajustar el detalle con dos pinceladas de óleo, un ligero envejecimiento con gris oscuro y quedó listo el interior. Juzguen ustedes...

Decidimos dejar las bahías de los trenes en Interior Green. La referencia de Tamiya dice que son azules como el exterior y las imágenes disponibles muestran algunos modelos posteriores con un gris mas naval, pero ni rastro del familiar blanco de la Navy ni del verde. Watanabe en este caso, guarda un prudente silencio... por algo será! Lo que es seguro es que la estructura alrededor del apoya-cabezas y el fondo de la cabina, van en verde. La pieza que cierra el hueco de la ventana ventral (para la versión 1P) es la única pieza que necesita masilla para que no se vaya a ver la huella de la inyección!

Por su parte, el motor no tiene misterio: pared de fuego con los exostos (que afortunadamente se pintaron), las dos rodelas de los cilindros y la caja de engranajes, todo rodeado por un precioso capot y detrás, la posibilidad de usar el cowling abierto o cerrado, según se quiera. La hermosa hélice de 3 palas Hamilton Standard, con sus calcomanías que atestiguan su origen, podrá instalarse de última sin problema, gracias al buje de poliéster que se deja libre al interior del conjunto. El pincel seco revela los detalles, perno por perno y lámina por lámina de los difusores, además de la posibilidad (sólo para enfermos) de alambrar los circuitos y ubicar las bujías en las diminutas perforaciones que trae, pero realmente no vale la pena: no se verían ni con lupa. Es buena idea cablear el magneto.

Antes de ensamblar los conjuntos básicos ya lleva una primera mano de Silver, que actúa como primer pero también será clave al momento del envejecimiento. Los bordes de ataque y las junturas ventral y dorsal llevan doble mano de plateado, luego de perder la inicial al recibir las dos pasadas de lija Microfine suficiente para eliminar los residuos de pegante en las zonas de case. Llegué al extremo de rellenar las troneras de expulsión de vainillas que trae (perfectas, claro...) bajo cada plano, para evitar que la pintura entre!

Cerrar el fuselaje es un banquete: no sólo casa perfecto sino que la posición de los cortes facilitan rescatar el poco detalle que se pierde al pasar la lija y borrar la huella de las junturas. Lo mismo pasa cuando se pega el conjunto de las alas, pero allí si hay un par de espacios que quedan en la unión en el intradós, pero con delicadeza y un poco de cianocrilato quedan perfectos. Los estabilizadores de cola casan bien, pero no traen las tapas de inspección por ambos lados, quedando unas por arriba y otras por debajo, detalle del que me percaté muy tarde y así quedó.

Ojo con las antenas dorsales. Hay que perforar el hueco donde vá la pequeña, justo atrás de la cabina. También es sano reforzar el anclaje de la que va al lado derecho de la nariz, pues es la mas larga y allí llegará uno de los cables de las dos antenas de UHF.

La discusión de la pintura es complicada. Por experiencia previa, no quiero utilizar el Dark Sea Blue de Model Master (No. 1717) porque es casi negro, a pesar de conocerse como un FS 15042 casi perfecto. Por su parte, el Humbrol 15 es radicalmente mas claro. Solución: mezcla de ambos, en proporción de Humbrol 70% y Model Master 30%. Al principio es espeluznante! Parece uniforme de payaso! Pero con el tiempo de secado, se vá oscureciendo progresivamente

Las calcomanías son impecables! Buen pegante, delgadas, se ablandan muy bien, facilitando que el detalle se muestre. Hay que tener cuidado de presionar bien las estrellas de las alas, pues caen sobre un área de detalle muy compleja (las aperturas de las cajas de munición) y no “bajan” todo lo que debieran. Su tono brillante hace obligatorio aplicar una ligera capa de laca satinada para igualar la superficie y el tono. Son 3 versiones todas de los USMC (No. 84, VF-84 “Bunker Hill”, Feb. 1945; No. 1, VMF-112 “Bennington”, Ene. 1945; y VMF-312, Okinawa, Abr. 1945) y como quería desde hace rato un checker-tail, me decidí por este último.

El resultado final es mas que satisfactorio y un modelista con práctica armará esta hermosura en 6 – 8 horas de trabajo. Gracias a la documentación disponible (Squadron In Action No. 29, pág. 29) y a una figurita con carrito transportador de bombas de Italeri 1/72, al cual se le añadió el extintor scratch-built, se armó el diorama como lo muestran las imágenes.

Esto parece cuña de Tamiya, pero no tiene otra intención que reseñar el modelo y contar los tropiezos del proceso de armado. Me perdonan? Creo que vale la pena, teniendo en cuenta que es un modelo 2.000, lo cual pocas veces vemos aquí en Colombia...

Vougth F4U -1D ¨Corsair¨
Los famosos F4U ¨Corsair¨ de la armada (US NAVY) y el Cuerpo de Marina (USMC) delos EE.UU. se reconocen fácilmente por sus alas de gaviota. Durante la segunda guerra mundial operaron principalmente en el pacífico en vuelos de ataque a superficie.

La versión 1D fue la primera de caza-bombarderos producidos en serie para el USMC y se alcanzaron a construir 3.862 aparatos, en servicio a partir del 22 de abril de 1944. Utilizaba un motor radial Pratt & Whitney R-28700-8W con inyección de agua metanol que le permitía desarrollar 2.250 hp. Tenían 6 ametralladoras M-2 Colt Browing calibre .50¨y tres puntos duros ventrales donde cargaba 2.500 lbs de bombas, además de un tanque lanzable con 154 galones de combustible. Bajo sus alas podía llevar hasta 8 cohetes SHVAR de 5 ¨, conocidos como ¨Holy Moses¨. Su cabina modificada en forma de burbuja le permitía a los pilotos una mejor visibilidad.

Este aparato en particular perteneció al grupo VMF – 312 del USMC que durante el mes de abril de 1945 lanzo ataques decisivos desde la isla de Okinawa, contra la isla de Shima (Japón). Está cargando dos bombas de 500 lbs y cohetes de alta velocidad.


1