Diorama Urbano Challenger I.

Por Dairo Sánchez

Trabajo realizado en escala 1:35, teniendo como base el tanque Británico Challenger Mk1 de la Marca Lee. Comenzaré hablando de la maqueta. El principal problema de ella, a parte del desastrozo cañón, son los encajes, hay que usar bastante masilla; los detalles y el plástico es bueno; y solo le encontré rebabas a las piezas de los faldones. Las orugas son de caucho blando, muy parcas en detalle.

El cañón, si así pudiese llamarse, es un vil tubo recto de plástico, cual pitillo de refrescos, nada que ver con el de Tamiya u otras marcas. Para hacerlo medianamente real, usé cinta de teflón arrollada sobre el tubo, luego tiras de aluminio para imitar las correas. Lavados con óleo y fijador remataron la muy meritoria tarea. Había pensado en usar masilla o incluso papel encolado, pero la cinta de teflón da un arrugado bonito y real.

Como otros añadidos tiene : Correas, antenas, cables y sujetadores hechos a mano con papel aluminio y alambre de cobre, así como algunas láminas de plástico en donde según fotos reales iban planchas metálicas, generalmente sobre la torreta. Se me ocurriò hacerle el limpiabrisas del visor del conductor y no me quedò tan mal.

El lanzacohetes TOW, junto con su soporte y porta-tubos son sobrantes de un Kit Tamiya. Una vez montado, se pintó con esmaltes Revell aplicados totalmente a pincel, desgastes suaves con grafito, lavados puntuales con óleos y empolvados con pasteles. Decidí no hacerle marcas de óxido. Un tratamiento similar llevan las orugas, las cuales a pesar de su regular calidad no dan mayor problema al encajar, de hecho, casi toda queda oculta por los faldones.

 

Ahora voy con el diorama, absolutamente hecho a mano y con pinceles.

El marco es claramente de una pintura, la Última Cena, pero digámoslo bajito, que no se enteren en mi casa. Tiene 2 bases de cartón duro pegadas con silicona y pegante blanco, reforzadas con barritas de madera por su parte inferior. Los andenes y los cimientos de la casucha son moldeados en arcilla común y corriente; mientras que la calle es polvo de la misma arcilla, anteriomente secado y molido, espolvoreado y fijado con pegante blanco.

 

Las figuras, tanto del infante como del miliciano muerto, son modificaciones de unas de piñatería. Paredes e interiores hechos con papel maché y balso; las tejas rotas y los sacos de arena son moldeados en arcilla, así como la alfarería que hay dentro de la casa. Hice las tejas de Zinc con lámina de estaño moldeada alrededor de un peine, lleva los desgaste normales para que lucieran oxidadas.

La tela es tela, las piedra son piedras, los cestos son cestos y lo vidrios son vidrios (Laminillas para laboratorio).

La escena y las figuras las elaboré  ya hace un tiempo, estaban a la espera de un vehículo más decente que colocar, en vez de los 2 de juguete que tenía puestos.

 

Espero les haya agradado, tanto como yo me divertí haciéndolo.

 
Un saludo y Hasta Pronto.
 
Dairo  Sánchez.
 
Bucaramanga, Colombia
Navales Aviación Figuras Vehículos Militares
ombre