TECNICAS DE ENVEJECIMIENTO DE AVIONES

Por Luis Fernando Robledo Riaga

Las técnicas de envejecimiento de aviones han sido usadas y abusadas desde que los modelistas se dedicaron a la afición, pero quisiera hacer algunas acotaciones previas a la presentación de la técnica que yo uso preferentemente.

Los aviones generalmente se mantienen a la intemperie, con lo cual se produce el deterioro normal de la pintura por el sol, la lluvia, el viento etc., además se presentan escurrimientos de aceite, glicol etc. También hay que considerar el humo producido por los escapes, por los disparos de las ametralladoras y cañones y la abrasión que producen las pequeñas partículas de polvo del aire impactadas a gran velocidad por el avión en vuelo, a esto se añaden los cambios producidos sobre el color de la pintura y del metal por el calentamiento de los motores, escapes, exhostos etc.

Podría pensarse que todo lo anterior conduciría rápidamente a la cuasidestrucción de la cubierta del avión, pero la realidad es que el personal de tierra, conocedor de los efectos que sobre la aerodinámica del avión producen las alteraciones de las superficies, siempre han tratado de minimizarlas por medio de limpieza, repintados etc. no encontrándose aviones demasiado alterados más que en algunas condiciones, por ejemplo era común las severas alteraciones de la pintura en los aviones japoneses del final de la segunda guerra por falta de pintura y personal para mantenimiento, así mismo en algunos tipos de aviones como el B-26 Marauder se usaron algunas pinturas de baja calidad que se descascaraban fácilmente; el verde oliva 41 usado por muchos aviones norteamericanos era de mala calidad y se desteñía fácilmente con el sol etc.Todo lo anterior lo debemos tener en cuenta para el tratamiento dado a nuestros modelos, ya que dentro de lo posible el envejecido de cada modelo debe ser individualizado teniendo en cuenta las fotos de referencia, la zona y el tiempo en el cual está representado.

En lo personal después de terminar el avión me gusta darle una base de color metálico que no solo me ayuda a descubrir fallas de pulido sino que me sirve para dar el color de las áreas que quiera tener con la pintura levantada o rayada etc. A continuación aplico los colores de camuflaje y enmugro algunas líneas con óleo color siena tostado muy disuelto en aguarrás para que deslice espontáneamente por el interior de las líneas. Con el óleo aún fresco paso un trapo suave en la dirección del viento para correr la pintura en los sitios en que lo considere conveniente, igualmente uso pasteles negros, ocres o de los colores que para producir efectos sutiles de desteñidos o ensuciados, a continuación uso una capa general de abrillantador para fijar los anteriores efectos y facilitar la colocación de calcomanías.

Una vez secas las calcomanías se procede a enmugrarlas acorde al enmugrado general que hemos dado y aplicamos una capa general de opacador, si lo consideramos necesario en esta fase se pueden pintar las huellas del humo de los cañones etc. con negro mate y aerógrafo usado suavemente. A continuación con un instrumento metálico de nuestro gusto (cualquiera puede ser útil) se procede a levantar pequeños fragmentos de pintura dejando expuesta la base y luego con una lija muy fina se da una pasada donde queremos que la pintura luzca desteñida y desgastada, con lo cual consideramos terminado el envejecimiento.

La anterior es la técnica que a mí me ha parecido más adecuada después de muchos años de ensayo y error, pero en esto como en casi todo en la vida cada persona tiene sus preferencias personales y la clave del éxito es conseguir técnicas que se adapten a nuestra forma de ser y de armar.